View Profile

Profile Information

Name

burinot

About

Con mi madre de vez en cuando salimos de paseo a recorrer las carreteras. Regresando de uno de ellos, vimos a una gitana solitaria caminando, no había ninguna población cercana así es que nos detuvimos y le ofrecimos darle un aventón. Se subió y nos indicó el camino.

Nos llevó a una casa llena de botellas, frascos y demás artilugios de magia. Sin embargo, lo que llamó la atención de mi madre fue un maniquí: una mujer de cabello largo hondeado por el viento, de mirada triste y que en su mano llevaba una pulsera.

La gitana nos contó que era víctima de un hechizo –por lo que lo tomé sólo por una leyenda- y estaba esperando alguien que la rescatara: LA VÍCTIMA DE UN CARIÑO PROHIBIDO. SÓLO EL CALOR DEL AMOR PUEDE DERRETIR UN CORAZÓN ATRAPADO POR EL HIELO. Sin entender sus palabras, el maniquí soltó la pulsera la cual cayó a los pies de mi madre.

La gitana dijo “es un regalo. Tal vez tú…” y sin terminar la frase cambió de tema. Nos despedimos y nos subimos al coche. Llegando a la ciudad los miembros de mi madre se congelaron y su piel tomó la consistencia de la cera fría. La llevé rápidamente a un hospital pero me tildaron de loco: “No puede traer un maniquí, ¿acaso se burla de nosotros?, llamaré a la policía, etc” Fue su respuesta. La casa de la gitana estaba muy lejos y sabía que no me podría ayudar.

Desesperado la llevé a mi casa, la cargué en brazos. Ni mis tíos, ni sus amistades la recordaban. Era como si no hubiera existido. Recordé las extrañas palabras de la gitana y decidí encargarme de ella.

La senté en el sillón y empecé a peinar su lacio cabello, contándole lo que sentía por ella: Lo mucho que la quería, más allá de un hijo, pero que era prohibido. En ese momento sentí su aliento y supe que me estaba escuchando. Su piel estaba algo fría, encendí la terma y la cargué en brazos hasta su recámara en busca de su bata, mientras llenaba la tina.

La desnudé: quitándole sus zapatos, la blusa, el sostén cayendo la gloria de sus senos cayeron: Firmes y suaves, aunque con apariencia del plástico, le bajé el pantalón recorriendo sus piernas, le quité el calzón y me impresionó su chocho: sus bellos púbicos eran lisos y suaves. La coloqué suavemente en la tina, con el agua un poco caliente y la empecé a enjabonar. Masajeando su cuello, sus hombros, su espalda, sus senos sensuales (fue lo que me tomó más tiempo) y sentí que movió el cuello y dio un suspiro. Me fije pero el efecto había pasado. Continué por su estómago, su pubis, sus piernas y pies. Subiendo nuevamente por su vagina y enjabonando bien su cueva. Le dije: De ahí salí hace 23 años y no imaginaba que fuera tan suave. Mi madre dio un gemido. La abracé contra mí y no sentí su respiración, así que le di respiración boca a boca, lo cual se convirtió en un beso, que luego se transformó en estilo francés. Su lengua cobró vida, pero no podía mover el resto de su cuerpo. Sólo alcanzó decir: “Te amo, te deseo…”

porno
ballbusting
arab
virgin
pics
bizarre
fake taxi
hardcore
interracial
couple
livejasmin
bongacams
pov
sextube
babes
skinny
bokep
footjob
pissing
pinay sex scandal
crossdresser
public agent
live sex chat
hentai
gay
shemale
korean
vintage
tushy

Desnudándome rápidamente me metí en la tina. Sabía que su cuerpo reaccionaba a cada toque. La empecé a besar comenzando por sus pies, contándole que era mi fetichismo mirarle y acariciarle los pies. Mi boca empezó a subir y se quedó en su pubis, sus vellos volvieron a la normalidad y empecé a beber de su clítoris: “¡Qué rico, entra en mí!” Fueron las palabras que dijo. Masajeé sus tetas hasta que se calentaron y normalizaron.

No podía moverse, pero ya respiraba. La sequé suavemente con la toalla y el secador de cabello a baja potencia. La llevé a su cuarto abriéndola de piernas y mientras le decía: Esto lo hago porque te amo. La embestí de adentro para fuera, de manera enérgica. Fue cuando sentí sus brazos alrededor de mi cuello. Gozando conmigo: “Sigue, sigue… Soy tu muñequita y haré cualquier cosa que me digas. No te detengas”

Luego, me echó boca arriba diciendo: “ahora me toca a mí”. Intentó pararse para sentarse encima de mi pene, pero sus músculos estaban algo atrofiados y cayó de bruces dejándome con la visión de su chucha la cual empecé a lamer mientras ella me masturbaba con su mano y boca. Unos dulces gemidos salieron de sus labios.

Poco a poco fue adquiriendo movilidad y con ello probábamos otra pose. Más placer encontró en la pose del misionero: de espaldas, relajada y sintiéndose protegida por mi cuerpo, con mi pelvis frotando sus nalgas. Sólo se oían nuestros gemidos y la respiración agitada.

Al venirse ella dijo: “Te amo con locura. No sabes cuánto y desde cuándo lo deseo”. Mientras que el brazalete, el cual dejamos entre sus ropas crujió y se rompió. Un humo salió de él y se vio la figura de la gitana maniquí. Contándonos que su alma ya estaba libre del hechizo e iba a buscar a su hermano a quien ama para así romper su hechizo. Gracias a mí ya sabía el remedio: el amor sincero y verdadero, puede quebrar las cadenas de lo prohibido y destruir las normas.

Desde ese día baño, visto y peino a mi mamá, ya que ella finge que es una muñeca. Toco su piel tersa y disfruto cada curva. Hasta que ella no pueda más y cae en la locura de la pasión carnal. Sin el qué nos importe qué nos digan los demás.

La vida es maravillosa cuando se tiene un amor sincero y sin inhibiciones, con una persona que te corresponda de igual manera.

Website

pornjimbo.com

RoleNone